miércoles, 3 de abril de 2019

Nueva Sección: Miércoles polémico | ¿Escaparates o autenticidad? ¿Qué busca la gente en las redes? (Reflexión)

¡Sí! La maraca que tengo por cabeza ha tenido otra ocurrencia. Ya sabéis que me gusta mucho leer y escribir. De hecho, aunque el blog calma (mucho) mis ansias expresivas, a veces hay temas que llaman mi atención (me encienden) y me desahogo escribiendo un artículo. Y he pensado que, - ¿por qué no? - podría publicarlos y preguntaros si estáis de acuerdo o no. Son temas candentes y mayormente, tienen que ver con este mundillo: blogs, redes.... Así que creo que a todas, en mayor o menor medida nos toca de cerca.

Pero bueno, el movimiento se demuestra andando así que vamos con el primer post y ya me decís.
¡Vamos al lío!


El título (y el desarrollo) de este artículo me lo inspiró una compañera. María Monedero, conocida en las redes como @rebeautys, nos etiquetaba a varias compañeras bloggers y a mi en un artículo sobre las “kabukis” y nos pedía opinión.
Ahora profundizaremos en esto, pero básicamente, lo que opino del tema es que a veces, nos dejamos llevar por el morbo, y consumimos más APARIENCIA que INFORMACIÓN.
Y así nos luce el pelo.
Vamos al lío, que os cuento.

1.  Lo que se venía venir.

Lo llevamos diciendo tiempo: desde el surgimiento de la figura del INFLUENCER, ser blogger (o youtuber o instagramer, pero sobre todo, blogger), se ha puesto algo difícil. Y es que, a pesar de que las que seguimos cada vez lo hacemos mejor (no es echarse flores, la práctica hace al maestro y yo lo veo en los blogs que visito)…el público se viene a menos poco a poco.

¿Es el formato? ¿Es que ya no está de moda?...Y UN COPÓN. Es que la gente prefiere consumir MORBO que información.
Lo que no se ve nunca Vol. I.

¿Y qué entiendo por morbo?

-          El que sale contando sus problemas de ansiedad – depresión – trastornos de la alimentación, para buscar visitas (me da mucho que pensar que un porcentaje muy elevando de youtubers de belleza tengan trastornos de este tipo).
-          La que sale en bragas y sujetador en un try on, para buscar visitas.
-          El que hace 300 versiones del vídeo “perdí 20 kilos en 3 días” para buscar visitas.
-          La que te cuenta su operación de implantes mamarios (o reducción) para buscar visitas.

Ojo, que no digo que todo el que toque estos temas lo haga de una manera morbosa…pero la mayoría, sí.
Y, ¡oh, sorpresa! Estos vídeos son los que TIENEN MÁS VISITAS DE TODO SU CANAL.

¡Albricias!

2. ¿Qué es ser “kabuki” (más allá de la conocida brocha).

 Dejemos aparcado el morbo por un rato, para ver qué contaba el artículo que me inspiró el post y el debate que abro hoy. Os lo enlazo aquí si queréis leerlo entero, pero básicamente, algunas nociones son:

-         Un KABUKI (concepto préstamo del teatro clásico japonés, donde personajes femeninos son interpretados por hombres disfrazados) es un PERSONAJE que no existe, una invención, pero es mucho más elaborado que un BOOT porque tras él está una persona. Esta persona suele trabajar para una agencia llevando las redes de varios kabukis, y la ganancia está en la publicidad, obviamente.
-    Es mucho más barato que un INFLUENCER y se "diseña" al gusto del consumidor: edad, sexo, hábitos...dependiendo de lo que nos interese promover.
-    La agencia que se dedica a esto (la que sale en el artículo, obviamente hay más) tiene a 500 kabukis.
-    Obviamente todo está más que estudiado: manejan manuales sobre qué puede publicarse y qué no, textos, memes...está todo pensado. Para garantizar que funcione...y que haga dinero.

Si os interesa el mundillo de los influencers, os recomiendo también este artículo.

3. Qué pienso de todo esto.

Esto tampoco suele verse.
Como persona positiva – que no ilusa – por naturaleza, me gusta sacarle el lado bueno a las cosas. Y si esto tiene algo bueno es aprender a ser más críticos con lo que consumimos.

Siempre he defendido que una, como lectora (o consumidora, en general) tiene una parcela de responsabilidad. Antes de elegir, te informas, se te presupone adultez para eso. Pero claro, de ahí al engaño deliberado de algunos perfiles (como el simple hecho de NO EXISTIR, que ya de facto es una mentira bien gorda), me parece que es pasarse de castaño oscuro.

Pienso que - como siempre - leyes y regulaciones están quedando atrás. Será necesario, pienso, poner alguna normativa que aclare este tipo de actividades - que al fin y al cabo terminan siendo comerciales. Y aunque tú y yo, como lectoras, visionadoras, consumidoras...tengamos nuestra "bombilla roja de la capacidad crítica" siempre on...que no sea tan fácil engañarnos, leches.

Mientras tanto, las bloggers "de verdad", las que existimos hace muchos años de carne y hueso, aunque nos vayamos desdibujando...seguimos con nuestro código de confianza, forjado post a post, mes a mes, año a años. Eso sí que es ser INFLUENCER, qué leches.


Y tú, ¿qué opinas de esto?
Si te ha gustado este post, compártelo...a ver si equilibramos todo esto con algo de realismo.


 ¡Besos!

31 comentarios:

  1. Lo de los kabukis me ha descolocado porque no sabía que existía y solo conocía ¡¡las brochas!! ja ja ja, y bueno debo decir que a mi esto me pilla con más años que a la mayoría de todas vosotras y por tanto lo veo desde otro prisma totalmente distinto, ¡a mi ya no mi influencia ni Dios, ja ja ja!!! sin contar que siempre he sido muy poco influenciable, siempre he sido muy mía, cabezota y obstinada que por más que me hayan dicho algo de lo que ve convenía o no me convenía... por un oído me ha entrado y por otro me ha salido, pero independientemente de esto que es un rasgo de mi personalidad... vamos a ver.

    Lo de los blogs va de baja eso es cierto pero bueno todo en la vida se pasa, son etapas, y tampoco creo que hay que darle mayor importancia, a quien le gusta pues sigue escribiendo y quien se cansa ¡pues que lo deje!, puede haber muchas razones:
    1. aburrimiento.
    2. se acaban las ideas.
    3. no puedes estar comprando constantemente potis para hablar de ellos en el blog porque es como el pez que se muerde la cola, acumulas potis que quienes no somos maquilladoras no los gastamos de ninguna de las maneras y por tanto a la larga es tirar un poco el dinero.
    4. falta de tiempo, es posible que cuando se abrió el blog hubiera mucho tiempo de sobra, ten en cuenta que muchas chicas eran estudiantes, o habían acabado y en ese momento no tenían trabajo y el blog es una forma de llenar tiempo ¿no? luego una vez metidas en trabajo y otras obligaciones pues se va haciendo más difícil sacar tiempo, el tiempo ha pasado y en estos años hay compañeras que han encontrado trabajo y han sido madres, junto con los puntos anteriores y que seguramente podríamos encontrar muchos más de los que no tengo tiempo a analizar.

    Está claro que que el blog ha ido cambiando hacia otras cosas como canales de Youtube, algo que personalmente no me gusta y no sigo a casi nadie, tengo que decirlo que tu aunque sabes de sobra que me caes de maravilla pero no sigo tu canal, vamos lo sigo pero no lo veo, pero es que youtube solo me interesa para ver como se hacen un maquillaje y les quito el sonido porque me interesa muy poco lo que me digan antes de entrar en faena y los canales donde se cortan el flequillo ¡que me encantan! pero sin sonido, es decir, que excepto que sean videos de música para Youtube es mudo. De esos chicos que se maquillan como una chica, ¿son esos los kabukis! pues no quiero saber nada, en resumen que ya ves lo poco interesada que estoy en You tube a no ser para algo que realmente me interese, incluso algún truco de programas de maquetación que es mi trabajo o algo que realmente me interese mucho para algo, es decir, para mi beneficio.
    Y ahora vamos con los Influencers con esto me parto, me parto, me parto, las chicas de famosos lo tienen muy fácil, su aspiración para el futuro es ser influencer, y como pueden tener en tan poco tiempo tantos seguidores, los compran es obvio... pero ¿esto no está prohibido? en fin Gadi, a mi Instagram al contrario de lo que me pasa con Youtube si que me gusta, pero en cualquier momento puede dejar de hacerlo!!!!, yo lo veo de una forma muy distinta, para mi es algo divertido pero la parte privada hay que dejarla dentro porque también me parece muy penoso que la vida de muchas personas gire a escuchar lo que les pasa a otras las llamadas «influencer», este señala en mi opinión, poca personalidad y pobre perspectiva de futuro y creo que no es bueno porque hay que tener criterio y especialmente vivir tu vida no la de otra persona que adivina si todo lo que enseña es cierto, esto es un arma de doble filo, no para mí que como te digo ya estoy muy hecha y todo esto me ha pillado de otra forma pero sí para gente más joven que todavía no está formada del todo, en fin, hay mucho tema.


    Besos

    ResponderEliminar
  2. No conocía el concepto, gracias por darnos esta información y por reflexionar... la dura tarea de ser blogger de las antiguas, me has hecho pensar 🤔

    ResponderEliminar
  3. Es un tema paliagudo.
    No conocía el término Kabuki, fíjate si ando desvinculada del tema publicitario XD
    Respecto a qué busca la gente, si tenemos en cuenta que programas como Sálvame llevan años en parrilla y ocupan un grueso de horas que otros programas no se pueden permitir, y que cada vez sacan programas similares de ese tipo, o camuflados (porque los informativos de te doy la noticia pero te llevo al barro de tapadillo son cada vez más habituales), sí, a la gente le gusta el morbo. Le gusta una relaidad inexistente. Una realidad tipo telenovela, todo bonito, peinado y maquillado, pero con drama y tirones de pelo (eso sí, estudiados)
    Por otra parte, estamos en la era fastfood, pero en todo. lo queremos todo, ya, bonito, y dentrod e 5 minutos ya no lo queremos. Por eso, tomarse la molestia en leer un post va decayendo. Pero si hasta para preguntarte algo por instagram la educación brilla por su ausencia!! En vez de, ya que vas a pedir una información que te puede dar google, por lo menos no escribas con teclado abreviado, faltas de ortografía, metiendo prisa, y de cualqueir manera, que me lo encuentro cad 2x3 (y admito que esos comentarios, como me pille el día, los borro sin miramiento)

    El punto crítico lo tenemos todas, y aún con regulación te digo que la cosa seguiría igual, porque cada uno cree lo que quiere creer. Es así de simple. Hay quien sabe que Fulanita de Tal es un personajazo y la sigue precisamente por eso, sea boot, kabuki, o planta de exterior.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, no tenía ni idea de que existieran agencias que llevan varios/muchos kabukis. Me parece el mayor engañabobos del siglo. Si lo he entendido bien lo que hacen es mostrarnos lo que creen que queremos ver/saber a medida, para que nos lo traguemos hasta el fondo como un niño chico una papilla. Dice bien poco de ellos, pero también de nosotros como consumidores críticos. ¿De verdad tenemos vidas tan aburridas y vacías que necesitamos vivir a través de las de los demás? O quizás sea solo una forma de evasión, nos encantan los dramones ajenos porque así no tenemos que preocuparnos por nuestros propios problemas. Yo creo que es un tema de inmadurez y de evitación, y también creo que es mal camino.

    Hace poco una compañera de trabajo de mi marido le contaba horrorizada que su hija pequeña prefería ver los vídeos donde otro bebé jugaba con un juguete antes que jugar ella misma con él. Entre jugar o mirar el vídeo donde otro niño jugaba, prefería el vídeo. Preocupante, creo yo...

    En fin, un tema muy interesante y que da para mucho. Gracias por hacernos reflexionar un poquito, Noelia.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Un articulo muy interesante, y yo tampoco conocía eso de kabukis. Sobre los influencers, es algo que veo mucho aunque al final sus publicaciones no es que me interesen mucho porque las veo muy vacías. Leí el comentario de Ginger sobre los blogs que están más decaídos, y es que Instagram parece que es lo único que la gente lee ahora (no todo el mundo, pero si mucha gente). Cuando yo empecé con el blog tenía 24 años, aunque trabajaba si que tenía más tiempo. Luego a los 26 tuve a la niña, y mi tiempo se redujo y viendo como tenía el blog, lo eliminé. Luego me arrepentí con el tiempo, porque era algo que me gustaba y aunque publico muy poco, volví a crear otro. Ahora también es verdad que mi hija que tiene 5 años y va al colegio, tengo más tiempo que cuando era más pequeña. Y cuando puedo, me gusta seguir leyendo otros blogs.

    ResponderEliminar
  6. lo penoso de todo esto es para la gente jovencilla que piensan que todo es dinero y fama fácil (y que lo uno lleva a lo otro o viceversa)
    no conocía el término kabuki, muy interesantes los dos artículos

    ResponderEliminar
  7. Hola.
    Siempre me he preguntado el origen del nombre de la famosa brocha ya que lo tenía asociado al teatro japonés, a esos personajes que mencionas y no le veía relación, jejejeje.
    El tema de la reflexión es complicado. Creo un poco como Ginger y como Beatriz. Por un lado la vida de las bloggers de hace unos años pudo haber cambiado y claro, el tema decae, y por otro ahora todo es demasiado fastfood, por eso instagram, qu ecasi no lleva texto y va actualizándose cada poco ha ganado terreno.

    Yo nunca suelo dejarme guiar por influencers, alguna cosita sí, al principio me guiaba para alguna cosa de Isasaeis o Ratolina pero últimamente ni eso.
    En cambio en blogs como el tuyo sí que encuentro información qu eme creo, que luego el producto a mí me puede ir mal, claro, pero me creo tu reseña.

    Me encantaría saber tu opinión de los canales de familias tipo Verdeliss, Clarise, Carameluchis...no los veo pero son muy conocidos.
    Muy feliz día y un tema muy interesante.

    ResponderEliminar
  8. ¡Te adoro, querida Noelia!
    Siempre digo, lo sabes, que soy una blogger orgullosa, me encanta mantener vivo mi rincón y también ver como hay compañeras que lo hacen con mucho trabajo y cariño. Creo firmemente que eso se nota, que más allá del boom momentaneo que se consigue en las redes, cuando alguien utiliza un buscador para ver impresiones de algo se topa con nuestras entradas, y que eso debe tener valor porque creamos información que también sirve a largo plazo.

    Sobre los kabukis O_O ya no saben ni que inventar... y bueno, cada vez soy más exquisita a la hora de seguir a personas y cuentas. A mi me gustan las fotos bonitas, pero también la realidad, y odio firmemente las que utilizan la pena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. * Se me cortó, sigo.

      Odio quien utiliza la pena o temás de moda para vender, pero es que veo que contar la vida de la gente es lo que más vende, eso y salir medio en pelotas, da igual para hablar o mostrar que. Tu sales en pelotas y anuncias un labial y oye, que eso tiene un tirón brutal... Ahí también podríamos entrar en quien monetiza a sus hijos, que cada cual hace lo que quiere, pero no se como se sentirán esos pequeños el día de mañana cuando no tengan ninguna privacidad porque medio mundo les haya visto hasta el culo o haya sido testigo de todas sus rabietas o recuerdos.

      Y ya, podría escribir mucho sobre esto, jaja, pero prefiero intentar positivizar.

      ¡Un besote!

      Eliminar
  9. En cuanto al tema del morbo, opino exactamente lo mismo. Y lo de los kabukis es algo totalmente nuevo para mí. No conocía este concepto. Tengo que confesar que Instagram no me gusta mucho (creo que soy de las pocas) y por eso no conozco las grandes influencers ni todo lo relacionado con este mundo.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. A mi me gustan los blogs, siguen siendo estos rinconcitos que tenemos cada una de nosotras para contar lo que queramos. Pero sigo a algo más que blogguers, sigo a personas. Tú me encantas por tu forma de ser, lo que transmites y como lo transmites, Hari, Miss potingues, Desirée, Celia ... y tantas otras que no maquillan la verdad, que nos cuentan las cosas como son, yo valoro mucho vuestras opiniones... de hecho sabes que tú me creas muchas necesidades. Me gusta el rinconcillo y la relación de café con amigas que se respira en estos blogs. Yo lo intento transmitir también, jejeje no sé si lo consigo, pero no perder eso... la autenticidad. Besitos amoreeeeee. PD: del último vídeo de Ali que hiciste te he copiado casi de todo... me creas necesidades ya lo vengo diciendo.

    ResponderEliminar
  11. Lo del morbo personalmente no lo entiendo pero si es cierto lo que dices, por otro lado me ha sorprendido lo de los kabukis porque no tenía ni idea así que me voy a informar más que me ha dado curiosidad. Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Precisamente tuvimos una conversación muy interesante sobre el tema, pero en el ámbito de la danza... y básicamente viene a ser lo mismo.
    Mucho personaje mierdero y muy poca gente de verdad. Una lástima, sobretodo cuando se te cae gente del altar donde los tienes.

    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Yo últimamente veo todo falso, nada de verdad a excepción de pocas personas, es una pena..
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Un post interesante. No conocía eso del los kabukis. Es cierto que esto de los blogs va a menos. Ahora poca gente se toma la molestia de leer un post y mucho menos comentar. Lo de los dramas no lo entiendo. A ver, todos tenemos problemas, el que más o el que menos, pero siempre hay algo. Qué necesidad hay de contarlo por las redes sociales? Hay cosas que es mejor guardarlo para uno mismo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo puedo entender que necesites aclarar algo puntual o que te apetezca compartir tu experiencia con vivencias importantes para ayudar a otras personas, pero lo que no me cuadra es que todas las influencers tengan algún trastorno tipo ansiedad, trastorno de la alimentación...me suena raro: o a nivel estadístico es imposible, o es que muchas de ellas tienen una personalidad/circunstancias/conductas muy semejantes y preocupantes, sobre todo si son modelos o ejemplos para otras personas.
      Besitos.

      Eliminar
  15. Un post muy interesante Noelia, y que invita a hacer una reflexion igual de necesaria. El tema de que los nuevos formatos como IG o YT estan "matando" a los blogs a lo "Video kill the radio star" es algo que ya conocemos, pero me niego a creer que los blogs mueran. Son pequeñas enciclopedias de conocimiento, con muchisimo tabajo detrás y que terminan siendoa rticulos de referencia que consultar una y otra vez, ademas en multitud de ocasiones (no necesitas audio ni ragarte el video entero como Youtube, ni se pierde en un feed infinito como IG). ¡Así qué que vivan los blogs!
    Respecto al fenomeno de los kabuki, es increible ver como hemos pasado de personas reales que venden vidas falsas, a que todo sea ya falso... Si el primer fenomeno ya generaba frustraciones y comparaciones odiosas, el segundo ya es una burla a nuestra inteligencia.
    Por último, quería señalar la capacidad crítica de la que hablas. Se presupone que existe, pero creo que es impotante que los creadores de contenido ofrezcan este de manera honesta y con una calidad que haga que los consumidores busquen contenido veraz y fiable.

    Me ha encantado esta entrada, y sobre todo el debate que se crea en comentarios.

    Hertally's Makeup ~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Shia. Es que el debate de los comentarios es lo que da vida a un blog y quizá (nota mental para otra entrada) es algo que también se ha ido perdiendo y hemos sido las propias bloggers las que a veces no hemos sabido mantener ese nivel de interacción, fíjate qué buena inspiración me dejas hoy para reflexionar.
      Un besito.

      Eliminar
  16. Que curioso lo de los kabukis no tenia ni idea!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me llamó muchísimo la atención.
      Besitos.

      Eliminar
  17. Hola Noelia...Nada más leer el título he pensado..."Huy, se ha metido en camisa de once varas" porque realmente es un tema muy peliagudo. Completamente de acuerdo contigo en que lo que más vende hoy en día es el morbo y es penoso pero lamentablemente siempre ha sido así (y creo que así seguirá siendo a no ser que se produzca un cambio profundo en la sociedad- que no lo creo, y en todo caso, para ver las consecuencias positivas creo que no llegaríamos). Y aunque el formato blog parece que está pasado de moda, condenado al fracaso o como queramos verlo, a mí me sigue pareciendo la manera más bonita y directa de acceder a la información que me interesa. Y bueno,decirte ya también de paso que para mí siempre has sido una influencer estupenda ^^ Confío plenamente en tus opiniones y me encanta la manera que tienes de abordar otros temas como este de vez en cuando. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja No me importa meterme en camisa de once varas si es para ir con la verdad por delante, creo que a veces hace falta. Eso sí, sin atacar a nadie y con respeto, claro.
      Un beso y muchas gracias por tus palabras, Lucía.

      Eliminar
  18. Siempre interesante tu punto de vista,coincido contigo en casi todo!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
  19. Vuelvo a comentar:

    Ya me he enterado de los kabukis, ja ja ja, al principio créi que era el nombre que se le había dado a los chicos estos que se maquillan, que personalmente no me gustan nada, me parecen bien que sean maquilladores y que maquillen pero que lo hagan ellos y a veces con toda la barba, pues vamos como que no me gusta mucho pero para los gustos están los colores.

    Pero ahora vamos a los kabukis de verdad, leí el artículo y me enteré, hay que jorobarse con el maño que tiene la página, ¡que mente!, ¡que listo! como tomar el pelo de la nada... ¡a mi ya no me pillan esas tonterías! ¡¡¡Kabukis!!! a ver como explico este «fenómeno» a mis amigas en la próxima cena de chicas...


    Besos

    ResponderEliminar
  20. Escúchame, que si hay kabukis, yo soy una "biutiblender"... Me encanta leer este tipo de cosas y aprender términos que desconocía, de verdad. Bufff, nos podríamos tirar toda la tarde hablando de varios temas... Jajajaja.
    Estoy muy contigo en que las blogueras de años luz os habéis ganado una confianza por tooooooodo el trabajo que lleváis, ¡qué coño!

    Un besazo, guapa.
    Fdo.: tu biiiiiiiiutiblender favorita. :P

    ResponderEliminar
  21. Pues la verdad es que no sigo a ninguna influencer, al menos de moda, o de las que "lo petan" ahora. No me aportan mucho sus fotos. Lo de comentar sus estados de ánimo no lo entenderé nunca, nunca, nunca. A ver, una cosa es decir alguna vez "no tengo el día" aunque para mí esto es más informal y me encajaría más en alguien con pocos seguidores. Otra muy distinta es hablar de temas personales por las redes. Yo no lo haría, pero porque me reservo esto a mis amigos más íntimos y familiares. Las redes sociales tienen una parte buena y otra muy mala. Para empezar creo que ya he conocido a suficientes personas que no saben dónde está el límite, y otras que creen de verdad que esto es la realidad. Quizás ahí está el problema, que hay personas que venden su vida, y que representan un papel, después hay personas más vulnerables (especialmente los adolescentes) que tratan de imitar esto.
    Creo que los influencer hacen daño al sector de la sociedad que se cree que esto es la realidad.
    Muy buen post guapa!! Un besote!!!

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantado que hables abiertamente de este tema, la verdad es que este mundillo ya no es como antes y a veces cuesta mucho encontrar a gente real en él y es una pena. Porque yo cuando busco información sobre un producto quiero reseñas verdaderas, reales, auténticas... y no tanta publicidad "encubierta o no" como la que nos encontramos hoy en día. Y me ha hecho mucha gracia los ejemplos que has puesto de ansiedad, salir casi en bolas en los try on... porque siempre he pensado en ello!! Me has leído la mente jaja

    ResponderEliminar
  23. A mí me da pena que los blogs mueran, es información clara y concisa que está a la disposición de todos. Yo veo un video que dura 17 minutos y mi pensamiento es "buffff la de paja que tiene que tener esto". Y así es. Youtube lo uso para ver otros tipos de videos. Instagram es el "aquí y ahora". Información rápida y muy concisa. Pero eso de los algoritmos para ver a quien Instagram decide me quema mucho.

    ResponderEliminar
  24. El que sale contando sus problemas de ansiedad – depresión – trastornos de la alimentación, para buscar visitas (me da mucho que pensar que un porcentaje muy elevando de youtubers de belleza tengan trastornos de este tipo). Exactamente lo que pienso yo siempre, no me cuadra que tengan todas tantos problemas y unas vidas tan llenas de drama. Como dicen los anglosajones: "everything for the gram". Estamos perdiendo el norte.

    ResponderEliminar
  25. Pues ni idea de eso de las kabukis, me quedo muerta, pero como están las cosas no se ni de qué me sorprendo ya, no saben qué inventar.
    Por otra parte, fíjate que entre las personas que sigo creo que no hay ninguna influencer de las que vende morbo y trastornos varios, pero si me paro a pensarlo tampoco me sorprendería que los trastornos fueran de verdad, no quiero ni imaginar la presión y el estress que tiene que ser que se le vaya uno de los taitantos "kas" de seguidores o el no haber llegado a los nosecuantos mil like en su última foto en bikini. Lo que está claro es que cuando quiero la opinión sobre un producto que me pueda interesar acabo siempre buscando en la gran sabiduría de los blogs que conozco desde que aterricé por estos lares y que tendrán menos "kas" de seguidores, pero sobradamente muchísimos más "kas" en cuanto a credibilidad.
    Besis

    ResponderEliminar

@gadirroja en INSTAGRAM