jueves, 14 de agosto de 2014

¡De boda! (look, manicura, outfit).

No se me asusten que no fue servidora ;) Hace unos días fue la boda de una amiga muy especial a la que deseo que le vaya genial en la vida. Estábamos invitados toda la familia y era un acontecimiento por lo civil y de carácter muy familiar…¡pero yo era su testigo, además!
Así que preparé cuidadosamente mi vestimenta: quería algo sencillo pero elegante y que no fuese a la vez demasiado serio, por las circunstancias del enlace que antes os comentaba. La odisea llegó a la hora de los complementos, pero dejadme que os lo cuente en plan “post novelado” que ya sabéis que me encanta ;)


1.  Preparativos base, sin problemas.
Tenía yo un vestido azul que les enseñé aquí que era el que pensaba ponerme, pero claro, ese vestido pese a ser sin mangas lo compré para una boda en Noviembre y tanto la tela como el forro me parecían un “suicidio madrinil” para usarlos en Julio en Granada. 

Recordé entonces un bonito vestido que compré el año pasado en Cortefiel. No es demasiado arreglado, pero con los complementos adecuados podría servir. Pensé utilizar sandalias y complementos en plata, pero no tenía ningún clutch de ese color... "Bueno, - pensé - la tarde antes me llego al ECI y busco alguno que no se me salga de presupuesto" (sic). Y allá que iba yo tan contenta, con mi pigmento plata de MAC preparada también para un maquillaje a tono - ya saben que me cuasi-obsesiona el tema de conjuntar jajaja!-.
Más feo que El Perro y La Montaña juntos.











2.  A la búsqueda del bolso perdido.
Pues nada, allá que nos plantamos en el Corte Inglés a las mil quinientas...y en toooooda la superficie, solo tenían un bolso de mano plata. "PG" ponía en las iniciales.
"No me suena"- pensé - "Será una marca poco conocida y baratita" - deduje.
¡¡Craso error!! PG: Purificación García ... = 110 euros de bolso ...y encima, era plata, pero feo como él solo!! jajajaja









"¿Qué hago ahora?" Me preguntaba mientras daba una vuelta por Sfera, buscando el bolso inexistente. Vi uno monísimo: tonos rosa y rojizo combinado con oro viejo, perlitas con un toque étnico ...y 15'95. 
Ése sí era mi bolso.


     Pero claro, con zapatos plata como que cantaba por soleares. Así que no tuve más remedio que mirar las rebajas de la zapatería. Dí con éstos y estoy contentísima: comodísimos y visten mucho.











Y claro, como una cosa lleva a la otra, tuve que buscarme una sombra de ojos doradita y un esmalte rojo coral, para rematar el improvisado conjunto. Aquí les dejo las referencias: La sombra es una mono de Bourjois  y el esmalte, de Mavala, es el tono 03, Paris.


3. Al final, no pude quejarme.
Pues eso, que pese a las prisas y "tropiezos" varios, me quedó un conjunto muy mono y apropiado. Les dejo fotos para que me cuenten qué les parece...

3.1. La manicura:
     Hice una francesa, que siempre va con todo y estampé unas florecillas a las que le añadí algún puntito en blanco para decorar. También llevaba el Paris en la pedicura, pero ya lisa. Sencilla, pero conjuntadita...

 


3.2. El maquillaje.
Muy sencillo también: era por la mañana como os dije y sabía que el calor sería de justicia, así que cuanto menos emplaste mejor. Utilicé la sombra dorada con un toque de marrón en la cuenca, delineé y tiré de mi Barcelona Red de MAC para los labios.

  
 

3.3. El conjunto:
Pues lo que os decía, sencillo pero apañado - creo yo! jajaja - . Os dejo la última foto como resultado...

Al final, lo pasamos genial y allí estuve para dar calorcito a mi amiga en este día, que era lo verdaderamente importante :)
BESOS!!