viernes, 2 de enero de 2015

Con aires "twenties" (look, manicura, outfit)

Ayer os enseñaba mis tres nuevos fichajes de OASAP y hoy vengo con la primera de las propuestas para combinar el vestido "años veinte". No se trata de "ir disfrazada" (tampoco el vestido tiene un corte tan charleston, es una leve reminiscencia) pero sí de llevar un estilo armónico con lo que me sugiere su diseño, estando cómoda y adaptado a mis costumbres.
¿Se animan a verlo?


1. Maquillaje.
Tenía claro desde el "minuto uno" cuál será el labial escogido: el jumbo labial "Maria" de la línea Super Wow de I ♥ Makeup. Como os mostré aquí, es un jumbo mate - muuuy mate - y en un color grana oscuro. Por eso me gustó para mi maquillaje.

Para acompañarlo, ya que el vestido es negro y gris, hice un sencillo look de ojos en este último tono.
Comencé igualando el párpado móvil con una sombra piel y delineé con un lápiz de ojos gris de Astor a ras de pestañas superiores e inferiores.
Con una sombra gris de mi quad Lady Grey de MAC marqué la cuenta. Se advierte muy poco porque es una sombra a la que le cuesta un poco pigmentar si no la aplicas directamente y yo, como la usé para la cuenca, la utilicé con pincel de difuminar directamente. 
En la waterline llevo un toque de beige de mi amado lápiz de Sephora, y para terminar máscara de pestañas y fijador/relleno de cejas con un solo paso gracias al Brow Shaping gel de Isadora.

En cuanto al resto del look, encontré que el rubor en crema Cassandre de NARS hace un duo fantástico con el labial del que les he hablado - abajo, en la foto del maquillaje usado, se percibe muy bien cómo armonizan ambos - . Como siempre, también había aplicado iluminador y contorno con mi set de Isadora.


2. Manicura.


Comencé por aplicar un esmalte gris muy oscuro de LOLA en todas las uñas salvo la anular, que dejé en un gris mucho más claro de Kiko. Mi idea inicial era simplemente reflejar las franjas del vestido y así hice con ayuda de una stripping tape en este dedo. Pero me fui animando: en el dedo corazón apliqué un glitter gris acero y plata de L'oreal y finalmente, utilicé unas pegatinas con encajes y lacitos para terminar de decorar las uñas. Una capa de top coat de secado Deborah, y lista.


3. El vestido.


Ya os comenté ayer bastantes cositas de él: Es una L y me queda sueltecito, pero lo prefiero así porque entiendo que es un estilo que sienta mejor así que todo "repegado". En la imagen lo llevo con leggins porque por aquí hace ya un frío considerable, pero con medias también lo estoy usando porque no es muy corto como para no hacerlo. Me gusta combinarlo con una rebeca o abrigo negros, aunque creo que un toque de rojo - por ejemplo - también le iría bien.
En los pies llevo unas cómodas botas, pero con un zapato coqueto también puede quedar muy bonito, y viste más. Como siempre, todo es cuestión de los complementos para dar un aire u otro.


...Y eso es todo. 
Espero que os haya gustado. En unos días seguimos viendo los otros dos.
BESOS!!