sábado, 1 de agosto de 2015

Un verano "muy negro" (recomendaciones de lectura)

No os asustéis que el verano está siendo negro en referencia a las buenísimas novelas de este género que ando devorando…por lo demás os juro que es más bien multicolor ;)
…y además siendo estricta, más que novela negra podríamos decir que el género del que hoy vamos a conocer tres novelas muy recomendables es el thriller.
AMO a Lady Arcoiris ;)
Pero no me enrollo, y vamos al lío: hay mucho que contar…y que leer ;)




1. La chica del tren, de Paula Hawkins.

Aunque nació en Zimbawe, esta autora se considera británica y eso se palpa en esta novela, que se ha convertido rápidamente en un best seller tanto en el mercado europeo como en el norteamericano. Curiosamente, Paula se dedicaba a la novela romántica y estaba pensando abandonar la literatura tras tocar fondo (y declararse en bancarrota) con su cuarta obra.
Pero en lugar de abandonar, decidió cambiar de género…y a dios gracias que lo hizo. Si te gustó “Perdida” o “La verdad sobre el caso Harry Quebert”, esta novela no te va a dejar indiferente.
De ella se dice que escribe moderno con el toque de los clásicos (las referencias a Hitchcock no son, desde luego difíciles de encontrar en su obra) y acerca de su novela, lo mejor es que os deje la sinopsis y os asegure – sin contar nada – que es de ésas en las que “nada es lo que parece”…y eso, a mi…me encanta ;)

¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso?
Rachel, sí
Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas… y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece?
Tú no la conoces. Ella a ti, sí.


Os cuento también que la autora está preparando otro thriller “sobre hermanas cuya relación se estropeó en la infancia”. Mmmm! Esto promete, señoras!!

2. La trampa, de Mélanie Raabe
Ojito con esta novela porque tiene un nombre bastante recurrente y por eso fácilmente se puede confundir con otras novelas (como una de Tom Grisham) o incluso con películas.
El caso es que Mélanie  Raabe es una alemana que debuta también en el género con esta novela que os presento. Curiosamente, hay más paralelismos con la anterior pero es el personaje de la novela el que los tiene.

Os dejo con la sinopsis para que lo veáis:
Me llamo Linda Conrads. Soy escritora. Mis libros tienen mucho éxito. Tengo treinta y ocho años.
Yo quería a mi hermana. Se llamaba Anna.
¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué tuvo que morir? Esa pregunta me obsesiona.
Ahora he visto a su asesino. Sí, han pasado doce años, pero lo recuerdo muy bien.
La ira me atenaza la garganta y solo puedo pensar en una cosa:
Voy a por ti.
Tras la muerte de Anna, cuyo caso quedó sin resolver, Linda se recluyó en una casa aislada a las orillas de un lago. Para todos, es la misteriosa escritora que rehúye la sociedad. Jamás sale ni concede entrevistas. Pero en el momento en que reconoce al periodista y corresponsal Victor Lenzen en la televisión, empieza a tenderle la trampa. Para saber. Para cazarlo.
Linda escribe por primera vez una novela de suspense, basada en la historia de su hermana. Cuando la termina sorprende a su editorial concediendo una entrevista. Solo una, en su casa. Ella y el periodista a solas. Y les da el nombre. La trampa funciona: unos días más tarde llaman a la puerta y Linda hace entra a Victor, empieza la partida: un duelo psicológico que, de pronto, tomará un giro inesperado.

Con respecto a mi opinión personal, no puedo evitar, por defecto, compararla con la anterior (porque además las leí en este orden) y lo cierto es que  la anterior está mucho mejor construida y tiene más giros, pero ésta tampoco te deja indiferente: te hace conectar con los sentimientos de la protagonista, dudar de su cordura y a la vez admirarla por su sagacidad y, finalmente, leerla en un “ay”, rápidamente porque engancha.
Por ese motivo, también la recomiendo.

3. El efecto Marcus, de Jussi Adler Olsen
Si no lo sabéis ya – alguna vez os he hablado de él – Jussi es de mis escritores actuales favoritos. No me pierdo ninguno de sus lanzamientos desde que conocí a su original “Departamento Q” y éste…no iba a ser menos.
Como ya os he hablado de él, dejo links anteriores para no repetirme:
Con respecto a “El efecto Marcus” deciros que tiene ese tinte de denuncia histórica y social que es común a otros libros de este autor, en este caso, centrándose en las ayudas al desarrollo y la corrupción en estos ámbitos, en este caso ambientada en Camerún al principio del libro. Pero os dejo mejor con la sinopsis antes de desvelar más:

Marcus solo tiene quince años, pero no ha tenido infancia. Pertenece a una banda cuyo violento líder, Zola, obliga a sus miembros a robar y a cometer otros actos criminales. Cuando amenaza con mutilarlo para que dé más pena, Marcus huye. Pero antes descubre el cadáver de un hombre cerca del escondite de Zola. Más tarde, Marcus averigua que el muerto era William Stark, responsable de un proyecto de ayudas al desarrollo en Camerún, y se convierte así en un peligro tanto para Zola, que ejecutó el asesinato, como para quienes se lo encargaron, personas poderosas que desviaron los fondos del proyecto. La investigación arrastrará a Carl, Assad, Rose y Gordon, el nuevo miembro del Departamento Q, a una ciénaga de corrupción y crímenes en el mundo de la política y la economía, cuyos tentáculos llegan hasta la selva africana.
Como siempre me sucede con los libros de Jussi…lo he disfrutado a rabiar.



Y estas están siendo algunas de mis “negras lecturas” a la orilla del mar…o de la piscina.

¿Qué estáis leyendo por ahí? ;)
BESOS!

Me gusta