viernes, 11 de julio de 2014

A todo coral: Look, manicura y outfit

Ayer cerraba mi post sobre la striping tape con una propuesta de manicura en coral que tiene un motivo y no es otro que conjuntar con el precioso vestido que me regaló mi hermana la última vez que estuvo de visita, aquí en el pueblo.
Como es de un coral cálido muy bonito, les voy a enseñar una propuesta de maquillaje, manicura y, cómo no, el vestidito en sí.



1. El vestido, y el outfit.
Vamos por tanto a empezar por lo que tiene sentido,que es el vestidito que les cuento.

Les ruego que perdonen mi ceño, algo fruncido: el sol de exteriores era un poco insoportable, pero no me gusta salir en las fotos con gafas de sol. Como ven, el vestido tiene un corte bastante original en capitas de la cintura a la falda. También tiene bolsillos y un cinturón marrón con apliques dorados, a juego con otras tachuelitas en el mismo tono que lleva en los hombros (no se perciben bien con mi melena, pero ahí andan).


2. El maquillaje.
Aunque el rosa coral intenso del vestido habría sido una combinación muy conjuntada, preferí optar por corales más cálidos, de esos que quedan tan bonitos cuando la piel tiene un poco de color.

De ese modo, utilicé en el párpado móvil una combinación de sombras MAC que queda muy bonita si es ésto lo que buscamos: Se trata de la Paradisco - más rosada coral - que está del lagrimal al centro del párpado móvil y la Mithology - más anaranjada y cobriza - que está hacia la zona más externa.

En la cuenca, para dar profundidad, tiré de un marrón mate y apliqué sombra vainilla como siempre, en el arco de la ceja. Perfilé con negro a ras de pestañas superiores.

Me apetecía dar un aire distinto al look y tiré de un azul petróleo oscuro para la waterline es mi última adquisición de Bourjois que les enseñaba aquí. No se percibe mucho en las fotos, pero da un acabado diferente al típico negro, sin perder profundidad por el hecho de lo oscuro que es.

Finalmente, apliqué máscara y arreglé las cejas.


Para el resto del maquillaje, y dado que el vestido tiene un tono muy intenso, preferí seguir jugando con tonos corales pero más naturales que flúor, y poner el acento mejor en resaltar la piel, ya con algo de color, mediante el uso de un doble toque de rubor: una base cremosa con el formato stick de Isadora, realzado con un toque de colorete en polvo de LOLA.
Los labios van también suaves aunque siguiendo el juego de color: en este caso he usado el labial Modesty de MAC (un nude amarronado) con un toque de gloss rosa coral de Rimmel.



 

Y eso es todo respecto al maquillaje. Les dejo algunos de los tonos usados.


3. La manicura.
Veamos, finalmente, la manicura.
Cuando os hablé de las placas de MoYou London os expliqué que me encanta la calidad de estampación, pero que mis uñas - bastante grandes - no se cubren por completo con las placas de motivos por separado. Acababa de cortarlas (sí, yo tengo que cortarlas porque limándolas tendría que hacerlo a diario) y descubrí que con las uñas más cortitas y en un dedo no muy grande como el anular, sí podía centrar bien el motivo sin que faltase por los lados.

De este modo, utilicé un rosa de Mavala (tono Toulousse) para todas las uñas salvo el índice, en el que lo reservé exclusivamente para la francesa. En ese mismo dedo estampé un motivo floral de la placa que os comentaba con blanco, y con la dotting tool marqué en doradito el centro de las flores. Aproveché la "striping tape" sobre la que ayer os hablaba para adornar un poco la división entre estampación y francesa.







¡Y eso es todo! Creo que quedó  bastante fina y resultona....



¿Les gustan los tonos corales tanto como a mi?
Espero que les haya resultado interesante.

¡BESOS!

@gadirroja en INSTAGRAM