sábado, 21 de junio de 2014

Reflexiones: Bronceado sí...pero uniforme, ¿Cómo?

Hace ya un año comencé una sección de "reflexiones potingueras". Son post en los que planteo un tema que puede tener varias vertientes u opiniones y en los que me gusta leer vuestros comentarios (siempre me gusta, pero en estos resulta especialmente instructivos) porque tienen un aire de "foro" que le aporta mucha frescura al blog.
Cuando comencé la sección os hablé de "tónicos si...o no", "tinte en casa...o en la peluquería" o "bb creams: ¿asiáticas u occidentales?" entre otras cosillas. No se me han vuelto a ocurrir reflexiones hasta un año después pero lo han hecho del tirón. 
Hoy vengo con la primera de ellas, que como han visto, habla de un tema que por estas fechas...no suele interesar y preocupar a partes iguales.

1. Me bronceo "sola"...pero "mal".
Hace unas semanas ya les hablaba de esto al revisar varios productos de Clarins, aquí. Mi problema es que no busco un bronceado a toda costa porque mi piel toma color enseguida, apenas los rayos empiezan a cobrar fuerza y salgo al aire libre (aunque no sea una exposición deliberada, es decir, no me tumbo...simplemente por dar un paseo o tomar un café).
Pero como todo, las cosas no son siempre "buenas" o "malas" de por sí: acabado junio, servidora tiene un bonito bronceado en rostro, brazos, espalda y escote...y las piernas como la leche.
Esto da lugar a antiestéticas imágenes como las que van a ver por el blog en más de una ocasión (les pido perdón por adelantado).
Aquí me tienen en un outfit que veremos más adelante.
No me digan que no parezco la camiseta de un "hipppy" (jajaja!)
Siendo realistas...no voy a cocerme con pantalones en julio...pero bonito, bonito...no queda.

2. Posibles soluciones: Veo tres.
Pues como les contaba, veo tres posibilidades para solventar este pequeño pero antiestético problemilla:

a) Tomar el sol de cintura para abajo (por supuesto con la protección correspondiente). Me supone invertir tiempo - que no tengo porque aún no tengo cerca las vacaciones - y tomar el sol que como ya les he dicho en alguna ocasión...hacerlo de forma "intencional" (lo que viene siendo repantingarme a leer o tal) ... no me gusta. Además a mis piernas tampoco les conviene demasiado: tengo alguna variz de los embarazos y la exposición solar es enemiga de ellas (además de muchas otras cosas, sí).
 
Mis solares de cabecera: Clarins (cuerpo y pelo) y Ainhoa (rostro).

b) Utilizar autobronceadores hasta que el problema se vaya solucionando por sí solo con las futuras vacaciones y la playa. Es quizá el método más rápido...pero muy engorroso. No conozco a nadie que utilice autobronceadores  - en casa, me refiero - sin sufrir algún percance tipo "manchas en la ropa", "manchas en las manos", "piernas color risqueto", etc., etc. A ver si después de invertir en este tipo de productos por primera vez en mi vida, me voy a terminar arrepintiendo.
Según lo que he leído, uno de los mejores autobronceadores de este 2014.
Eso sí...barato no es.


c) Recurrir a soluciones profesionales como las sesiones de rayos uva. Es la primera vez en la vida que me lo planteo porque claro, cuando vivía en la playa tenía muy fácil broncearme de manera homogénea. Actualmente existen programas de bronceado especialmente diseñados para las piernas o la parte inferior del cuerpo (en el centro de bronceado Sun Music lo tienen).  la verdad es que he estado leyendo sobre el tema y cada vez me da más curiosidad.


3. Se abre la veda: ¿Qué opinan ustedes?
Ante esto...
  • ¿Les ha pasado alguna vez? Imagino que a bastantes, porque incluso yendo a la playa o a la piscina, el torso se broncea mucho más fácilmente que el resto del cuerpo.
  • ¿Le han dado importancia, o simplemente han llevado sus piernas fresquitas y punto? Las compis que sois claritas de piel lucís preciosas también en vestido...¡¡pero es que yo me veo muy rara "bicolor"!!
  • Y si han puesto remedio, ¿Qué les ha funcionado mejor?



Espero que me cuenten.

Ya les contaré yo cómo pongo remedio a la cosa, finalmente.
BESOS!!

@gadirroja en INSTAGRAM